Tres dibujos animados que realmente disfruté (y disfruto)

Esta mañana decidí que, por el bien mío y de los míos, me tomaría unas horas para desconectarme un poco y hacer un par de cosas distintas que se habían hecho menos frecuentes. Así que después de hacer el café y el desayuno decidí pasarme por la casa de mis padres a charlar un rato. Luego volví a casa y me senté un pasear por la tele, todavía luchando por no conectarme a Feedly o algún blog. Fue así como se atravesó Cartoon Network.
Nunca fui muy adepto a la televisión, a parte de uno que otro programa, encuentro la mayor parte de la programación realmente aburrida, aparte del constante bombardeo en publicidad que tan chocante resulta. Sin embargo, sí que veía uno que otro programa y en particular, tres dibujos animados podría decir que “marcaron” mis horas como televidente:
KND: Los Chicos del Barrio.
 
Estrenada en 2002, hay un par de aspectos en esta serie que realmente me atrapó y que logró atraparme a la televisión durante el tiempo que durase la transmisión. El primer aspecto era ese pintorezco modo de fusionar la imaginación de cada niño de esa edad, con sucesos reales que podrían ser considerados “de primer mundo”, para ellos. En esa etapa todos queremos ser grandes héroes: Espías, súper detectives y demás; y para cumplir con nuestros “sueños” usábamos toda cantidad de artilugios: Palos, tablas, paredes rayadas… Es precisamente ese aspecto el que me gusta de la serie. Las armas y artilugios de los chicos parecían genuinos “Hazlo Tu Mismo” que realmente te devolvían a la infancia.
El segundo aspecto se hundió un poco junto con la cadena que la transmitía: Su sentido del humor. Todas las “aventuras” de los chicos eran tan infantilmente imaginarias como las de un chico real, con “sorprendentes” escenas de acción que realmente parecían sacadas de un patio trasero. Hace poco vi un capítulo y sin duda eso se perdió en las últimas temporadas, pero sus accesorios y “juguetes”, sí que me caen bien.
Inspector Gadget
Esta serie ya era bastante vieja cuando tuve la edad suficiente para comprender realmente lo que pasaba en televisión. Sin embargo, siendo desde niño un fan de la tecnología (yo tuve una Commodore 64 xD), me sentía realmente atraído por la cantidad de recursos mega futuristas y tecnológicos que el Inspector y Penny usaban para cumplir su trabajo. Lo más curioso, muchos de esos artefactos existen de algún modo hoy en día. El libro electrónico de Penny podría ser un iPad, aunque yo lo compararía más con la Microsoft Courier, tristemente fallecida antes de nacer; también el reloj de pulsera con que Penny hacía video llamadas al Inspector, bien podría ser un Pebble, o un Sony SmartWatch
Samurai Pizza Cats

La tecnología, el humor sarcástico y la parodia a los héroes japoneses que tardaban media hora transformándose mientras el mal hacía estragos o simplemente destrozaba el mundo, hizo de este uno de mis primeros “animé” y mi caricatura más apreciada. Aún hoy en día los recuerdo con mucho cariño y conservo un disco con los capítulos que pude conseguir. Estos curiosos gatitos sí que llenaban mis horas con diversión y ganas de parecerme a ellos. Aún anhelo poder poseer las espadas Ginzu de Speedy. Oh, ¡También soy fan de las pizzas!
Y así, estos han sido tres de los dibujos animados (aparte de los clásicos Tom y Jerry y todos esos) que más disfruté. ¿Tienes alguno?

Publicidad