¿Mozilla Firefox te dice que Flash está bloqueado? Esta actualización es para ti

Hace algunos días, Internet se llenó de drama –en gran parte con toda razón, eso sí- al conocerse la noticia de que una popular firma de Espionaje italiana había sido hackeada, filtrándose gigas y gigas de documentos, código fuente y material potencialmente peligroso a la red, con el riesgo de que cayera en malas manos.

Entre toda el material filtrado salieron a la luz tres graves vulnerabilidades en el popular y polémico plugin Adobe Flash, que muchos sitios web utilizan para reproducir juegos y multimedia –como Candy Crush Saga-. Ante la seriedad de los problemas, que permitían a una persona malintencionada tomar completo control de un ordenador por medio del complemento, Mozilla Firefox decidió simplemente bloquearlo, sin posibilidad de reactivación.

Publicidad

Si estás viendo el molesto mensaje de seguridad que Firefox arroja cada vez que detecta el plugin, teniendo que reactivarlo manualmente una y otra vez, entonces sólo tienes que instalar la actualización de seguridad No. 18.0.0.209, que Adobe liberó desde el día 8 de Julio. La actualización aparenta ser de instalación manual, así que no serás avisado de que hay que hacerla y te sugiero hacerla de inmediato.

Desde el dramático bloqueo, algunos sitios web han causado algo de innecesario drama diciendo que Mozilla no aceptaría más el complemento, que era recomendable dejarlo desactivado, que está destinado a morir y algunas cosas más. Si bien es cierto que Adobe Flash tiene una polémica historia de problemas de seguridad y rendimiento desde hace años, también es verdad que sigue siendo útil para muchas de las cosas que hacemos a diario para entretenernos en la web y, además, Adobe ha demostrado que está pendiente de la seguridad de su producto y ha actualizado casi inmediatamente su complemento.

Como conclusión, si bien puede que lo utilices a diario y desactivarlo no sea para tí, asegúrate de mantener tus complementos de navegador al día, no sabemos cuándo nos puede atacar una desagradable sorpresa.