Samsung podría ganar hasta 110 dólares por cada iPhone X vendido

Son los más apasionados rivales en el mercado móvil, han ido a juicio más de una vez y han protagonizado la guerra de patentes más grande de ese mercado y aun así no pueden vivir la una sin la otra. Estoy hablando por supuesto de Samsung y Apple, empresas tecnológicas con una relación amor-odio muy conmovedora.

Resulta que a pesar de sus diferencias, un reporte de Counterpoint para el Wall Street Journal ha revelado que Samsung podría llevarse hasta 110 dólares de ganancia por cada iPhone X vendido por Apple. De acuerdo con sus estimaciones, la empresa estadounidense podría vender unos 130 millones de iPhone X, lo que significaría unos 14 mil millones de dólares de beneficio para la surcoreana Samsung.

Esto se debe a que a pesar de que muchas de las partes del iPhone son fabricadas por Apple, otras siguen siendo fabricadas y vendidas por otras empresas. En el caso del iPhone X esas partes podrían ser los módulos de memoria, que son fabricados por Samsung Semiconductors, una de las pocas fabricantes capaces de procesar los grandes pedidos hechos por Apple.

Por otro lado, la pantalla OLED con la que contará el nuevo buque insignia de la californiana es fabricada exclusivamente por Samsung y no tiene ningún competidor en ese área. De hecho, se cree que el alto costo del iPhone X (estimado desde los US $999) se debería precisamente al costo de su pantalla.

Apple tiene tiempo considerando fabricar pantallas OLED para no depender de Samsung, pero mientras tanto parece que esta relación seguirá siendo muy fuerte y la surcoreana, con todo y las disputas, seguirá celebrando la venta de cada uno de los terminales que su archirival venda.